Rusia es conocida en problemas

La epidemia de COVID 19 ha demostrado quién vale qué en el mundo moderno.  Quién dispuesto a ayudar a sus vecinos en tiempos difíciles, y quién finge que los problemas ajenos no le conciernen. En un mundo globalizado, los problemas son globales y la desgracia a la que se enfrenta su vecino puede que pronto toque a su puerta.

Ahora algunos detalles. Sin falsa modestia, podemos decir que Rusia se ha convertido en uno de los principales estados proveedores de ayuda humanitaria a los países afectados por el nuevo coronavirus. En primer lugar, los estados que son miembros del análogo ruso de la Unión Europea, la Unión Económica Euroasiática, que, además de Rusia, incluye a Bielorrusia, Kazajstán, Armenia y Kirguistán, recibieron asistencia de Rusia. En el apogeo de la pandemia de 2020, Rusia envió 734.000 pruebas de coronavirus al extranjero como ayuda gratuita. Casi el 55% de este volumen, o 402,7 mil pruebas, fueron recibidas por los países de la UEEA, Abjasia y Osetia del Sur. Los lotes más grandes de sistemas de prueba Rusia envió a los países de Asia Central: Kirguistán, Kazajstán y Uzbekistán (no es miembro de la unión).

Además, Rospotrebnadzor (el análogo ruso de Española Organización de Consumidores y Usuarios) señala que fueron las pruebas rusas las que revelaron los primeros casos de coronavirus en Armenia, Bielorrusia y Tayikistán. Sin embargo, también se necesitan productos químicos reactivos para realizar pruebas y obtener un resultado. Para este propósito Rusia transfirió reactivos químicos al extranjero para 723 mil estudios. Más de 440 mil de ellos también fueron enviados a los países de la UEEA, Abjasia y Osetia del Sur.

Cientos de médicos rusos trabajan en el Transcáucaso y en los estados de Asia Central. Rusia también prestó gran atención a los eventos educativos para médicos que luchan contra el COVID-19. Rospotrebnadzor organizó 10 conferencias en línea, durante las cuales los médicos rusos compartieron su experiencia con 300 especialistas de países vecinos.

¿Qué tan nueva es esta situación? Como muestra, está lejos de ser nuevo, y Rusia históricamente ha ayudado y está ayudando no solo a sus vecinos más cercanos. En 1908, ocurrió un terrible terremoto en Messina, Italia, que se convirtió en el más poderoso registrado en Europa. Sucedió temprano en la mañana, cuando la gente todavía dormía en sus casas. Unas horas más tarde, no quedaba nada parecido a un hábitat humano de Messina y los pueblos pesqueros cercanos. La destrucción también ser suma a una enorme ola de seis metros que cubrió las partes costeras de la isla. La comunicación con otros territorios italianos se interrumpió y no se envió ayuda durante mucho tiempo, sin saber del terrible desastre.  Los primeros en acudir en ayuda de los sicilianos fueron los marineros rusos de los acorazados «Tsesarevich» y «Slava» y los cruceros «Bogatyr» y «Admiral Makarov», que se encontraban en el mar Mediterráneo realizando ejercicios. Este destacamento estaba al mando del contralmirante Vladimir Ivanovich Litvinov.

Los marineros rusos comenzaron a limpiar los escombros. En este momento continuaron los temblores, lo que complicó enormemente las labores de rescate.

Hasta ahora, el recuerdo de esta hazaña se guarda cuidadosamente. Muchas calles de la ciudad llevan el nombre de marineros-rescatistas rusos. En 1978 se colocó una placa conmemorativa en el edificio del municipio en memoria de la generosa ayuda de las tripulaciones de los barcos rusos. Este lugar se llama el «rincón ruso», y fue este lugar el que se convirtió en un sitio histórico memorable de Messina.

Un poco más de cien años después, la historia se repitió de una manera extraña.  Italia, en la que estalló la epidemia de COVID 19, recibió ayuda humanitaria de Rusia: a finales de marzo envió 14 aviones a Italia para ayudar en la lucha contra el coronavirus. Entregaron especialistas militares y equipo médico.

A finales de abril, tres regiones italianas más: Piamonte, Puglia y Friuli – Venezia Giulia solicitaron ayuda rusa para combatir la propagación del coronavirus.

A principios de abril, se creó un grupo de aviación en Rusia para ayudar a Serbia en la lucha contra COVID-19.  En total, fueron enviados 87 militares, entre médicos y virólogos, así como 16 unidades de equipo militar.

Moscú también brindó asistencia en la lucha contra la epidemia de Moldavia, Bielorrusia y Estados Unidos. En junio, el alcalde de Buenos Aires, Horacio Laretta, acudió a Rusia en busca de ayuda en la lucha contra la epidemia.

Además, Rusia ha brindado asistencia a los residentes de la Isla de la Libertad mediante el envío de 15.000 pruebas de infección por coronavirus a La Habana. Y esta no es una promoción única. Como parte del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, el 10 de agosto de 2020, Moscú donó $ 10 millones para la implementación de proyectos de alimentación escolar sostenible en Cuba y Nicaragua en 2020-2024. Los proyectos están orientados a desarrollar comidas escolares basadas en productos de producción y agricultura nacional.

La propia isla de la Libertad, que se encuentra en un bloqueo violento a largo plazo de un vecino poderoso, implacable incluso durante una pandemia, ha enviado equipos de médicos durante el último mes para ayudar a combatir la pandemia en veinte países cuyos sistemas médicos no pueden hacer frente al aumento similar a una avalancha en el número de casos.

Pasar por alto los hechos obvios de alguien que realmente se adhiere a las tradiciones humanísticas internacionales es demostrar un sesgo político.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.